martes, 14 de mayo de 2013

Arbitrage (El Fraude)

Año: 2012.

Dirección: Nicholas Jarecki.

Intérpretes: Richard Gere, Brit Marling, Tim Roth, Susan Sarandon y Laetitia Casta.

Sinopsis
Robert Miller es un tiburón de las finanzas (personaje interpretado por Richard Gere) que se encuentra inmerso en una operación para vender su empresa a un poderoso banco. Tras lo que parece una vida de éxito, tanto personal como profesionalmente, se esconde una doble moral, tanto en lo uno como en lo otro. Por un lado intenta deshacerse de su imperio para huir del fraude que ha cometido, modificando las cifras de una mala inversión multimillonaria. Por otro, mantiene una relación sentimental con Julie (personaje interpretado por Laetitia Casta), una joven artista de la cual es "mecenas", a espaldas de su mujer (a quien da vida Susan Sarandon).

Un inesperado acontecimiento puede arruinar su operación financiera y comprometer su vida personal, pudiendo llevarle incluso a la cárcel por varios motivos.  La doble moral del personaje le llevará a tomar las pertinentes decisiones para tratar de evitarlo.

Crítica
El propio Jarecki es quién dirige un guión salido de su puño y letra para dar forma a lo que puede considerarse su ópera prima, después de culminar con relativo éxito otros guiones y alguna que otra incursión en el formato documental. 

En la línea de recientes cintas como Margin Call, Le Capital o el documental Inside Job, Arbitrage  vuelve a profundizar en el mundo de las finanzas y en los entresijos del capitalismo occidental, desmitificando un poco más a un Wall Street con la popularidad por los suelos. En este caso, la doble moral no sólo se plasma en el mundo profesional, también se acerca a la personalidad del individuo, encarnada por la de un protagonista que no dudará en guardar las apariencias mientras echa mano de todos sus recursos para mantener la mentira y salir indemne de sus múltiples problemas. La cinta se constituye así en un thriller mantenido por cierta tensión y suspense tratando de averiguar cómo el protagonista podrá librarse o no; ¿se mantendrá firme?¿se derrumbará? ¿tendrá una arrebato de honestidad y confesará? ¿seguirá velando por sus propios intereses? Estás cuestiones son las que te pueden mantener pegado a la pantalla esperando que el final algo se ilumine y se concrete. En caso contrario, el transcurrir es pesado y el camino se antoja largo.

Ante ese sendero de pesadez por el que parece que transcurrimos durante buena parte de la cinta, se presenta ante nosotros un aceptable Richard Gere retomando un papel de "seriedad y nivel" que, sin lograr asombrarnos, si que merece nuestra alabanza. No es sólo un reclamo para el espectador indeciso, a quien la presencia de Gere en el cartel puede convencer; ejecuta un buen ejercicio de interpretación, sin decaer en ningún momento. Bien es verdad, que le falta cierta energía en ciertas escenas, lo que le hubiese dado un toque más de realismo y convicción. Entendemos que se le quiera conferir esa imagen de frialdad, de tiburón implacable, pero en esa mezcla de frialdad profesional, templanza ante la adversidad y vigor coyuntural, no sale airoso con nota. Desde este espacio creemos que es un papel bien ejecutado y que rescata al señor Gere después de algunos productos de dudosa calidad....pero bueno, como decimos siempre; hay que trabajar para comer,  y el señor don dinero justifica muchas cosas, aunque muchas veces no debiese.

Junto a Gere tenemos a tres mujeres ejecutando diversos roles. Uno. La impoluta apariencia de una esposa en el seno de un matrimonio de éxito que esconde las vergüenzas en el trastero de casa, pese a ser conocidas por ambos integrantes de la relación. Ejecutado por Susan Sarandon. Dos. La atractiva y atrayente joven artista (la elección de profesión es excesivamente tópica) que desata la pasión del maduro empresario, y a quién éste mantiene justo a la distancia entre la relación sexual y amorosa. Interpretado por Laetitia Casta. Y tres. El entusiasmo empresarial encarnado por una hija que comienza su carrera profesional con aspiraciones, pero romántica y alejada de los juegos sucios que imperan en el mundo de las finanzas; digamos que le falta "pulirse".  Personaje que interpreta Brit Marling. Tres buenos complementos que ayudan a poner de manifiesto la doble moral no sólo del protagonista; también la de algún que otro personaje (y que no desvelaremos) quien no dudará en actuar en pro del beneficio propio, de los suyos o de lo que entiende por verdad, sin atender a lo que establecen las leyes o la justicia.

Pese a lo dicho, creemos que no estamos ante nada original y que se acerca mucho al terreno de lo comercial y de la fórmula práctica que trata de funcionar, lo que le resta inteligencia y frescura. A ello podemos añadir lo superfluo de alguno de los personajes que intervienen (no de los roles que hemos puesto de manifiesto anteriormente) y a los cuales todavía no encontramos justificación.

La cinta trata de provocar la sorpresa y el suspense como vehículo para enganchar al espectador, pero el ritmo y el convencionalismo la acercan más al producto televisivo (casi de serial) que a una película digna de la gran pantalla. 

Guárdenla para una sobremesa de lluvia en la que no busquen calidad y simplemente lo necesiten pasar el rato.

Nota general: 3,5 sobre 10.

Trailer

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...